miércoles, 1 de junio de 2011

Palabras para mi Alfonsina


Qué día tan bello, qué cielo ilumina éstas penumbras, éstas cavernas que en ocio se encontraban donde viniste a iluminar
Sonría princesa, y que la vida te devuelva lo que a ti te debe
Lo que el espacio finito no tiene para otros
Lo que tus cabellos permitan
Sonríe que iluminas mis penumbras
Sonríe que acalambras mis tristezas
Sonríe que enamoras mis poemas
Sonríe que la lluvia te la llevas
Inmensa, pequeña al suspirar, tan tierna mi princesa
Mi dulce albergo de locura
Englobar lo que sos tú, no se puede, es la nada, es la cosa, lo innombrable, eres tú
El llanto y el júbilo
Eternidad es la palabra y me da miedo pronunciarla
Que bien sabemos que no existe y sin embargo la mordemos
Existe en ti
Me encanta impregnarme de ti
Calcar mis sueños sobre tus manos y que vivamos con el alma desnuda
Uno con el otro, vida mía, mujer de mi corazón, arde más, un poco más, cien años más
Tú amor mata, tu amor revive, tu amor consuela, tu amor alivia
Tu amor me hace llorar como ninguno, ay amor, ya no me dueles
Mi musa, mi anhelo y desvelo, qué dichoso éste que vino a encontrarse contigo
Qué bendición la vida que creo un ser como tú
Qué combinación tan fatal, de inteligencia y hermosura, de terquedad y ternura
De sapiencia y locura, y qué si el alma se pone cursi, amo eso
Amo tu destello, amo tu desdén y pasión
Simplemente, te amo corazón