domingo, 23 de enero de 2011

un segundo anhelo...

Quién te sabe enamorada, yo colmo, sonrío, destello y hasta rezo
Suspiro, deslizo, respiro y me duermo con tus besos
¿Qué hago yo con todo eso?
Duele lo que eres, duele lo que no soy, duele la distancia, duele el corazón
Quiero creer que por fin mi corazón se iluminó
Cuesta mil noches, cuesta la luna en los reproches
Cuestan los llantos escondidos con derroche
Los del alma que acaparan nuestras caras, y me da flor que se marchita calma en la alborada
Mi pensar se ha hecho hielo, duro, en pedacitos, en el suelo
Robo ánimas cansadas de nausea alborotada que hipa sola en su talante
Me cuesta, me dobla, se hace poema, se hace canción, y sin embargo no ha inspiración
Las princesas son ángeles de la realeza, lo mismo dan amor, que aspereza
Más no puedes odiar a esa princesa, por más que el corazón haga muecas y hago ofensas
Realidad se hacen promesas, cuando el plebeyo acobardado hace trizas la deshonra
La hace horas, la hace río, la hace mar, ese donde todo ha de cambiar
Y dentro de unos días ya no seremos lo mismo que hoy, no más
Más no sé qué será, yo cuento minutos en reloj de arena
Cuento ratos pensativo entre la acera
Me hago polvo, me hago llanto, me hago, desesperación
Solo quiero que termine, con la palabra amor…

No hay comentarios: