martes, 14 de diciembre de 2010

Prosa asesina

Ganar tu corazón, es una batalla perdida, es como escalar al monte Olimpo
si el sincel cala en el olvido, yo espero, pero en vano
y mi oscuridad se acrecenta, nomás porque sí
yo no quiero amar más allá, es tu culpa, tu perfección, tu infección, tu maldita gradeza que me mata
y se clava y se escapa y me enamora y me atormenta
y yo en llanto frente un amigo al que cuento la desesperación
la desilusión, y tú me miras y yo no puedo más
silencio... muérete corazón, ya no quiero sentir, muérete de una vez
muérete y no revivas más
calla, no digas, sé opaco, no sigas, cuelga vulgar tu obsesión
llena de paz tu agonía, huye, que no te alcance éste dolor
mátalo con el puñal de la indiferencia
hay que roer profundo, intacto, intelecto que quema y traviesa sonata me aqueja
color: negro, ya no hay otro, definitivo, hay que partir, para qué ver eso, ¿para qué?
huye principe obscuro, huye cabalgando tu ceguera, mira a otro planeta
ya no siento más, se apagó la ansiedad, se apagó, la quemó el hielo
el cielo, se hace asiento, una corona, una blasfemia
principe, tú ya no eres niño, eres su juguete
mejor regresa al vicio antiguo, ese que te hace sentir vivo
vive lejos tu sentencia, vive oscuro tu sentencia

No hay comentarios: