lunes, 26 de octubre de 2009

ಹೊಯ್

¿Qué está pasando?
No, no puede ser se metió en mi corazón,
Pero con una diosa como esa no se puede utilizar la razón
Más hay aquí en la tierra varias musas que persiguen al juglar
Y hay otras más con las que juega para amar
Pero el cielo le ha enviado el rostro más hermoso, la estirpe más bella, el talante más selecto
Soy cuerpo y esa diosa es alma, yo soy pulsión, y esa diosa amor
Yo soy el polvo, y ella es infinito, pero ¿a caso no es lo mismo?
Tendré que pedirle ayuda al príncipe obscuro, sí él otra vez, cuéntame príncipe qué harías tú
El sueño empapa mi cornisa, ahí donde resguardo mi cursilería, pero no quiero que el sueño la encuentre
No, no por que ella es diosa de otro amor, más soy un tonto por no querer a otra más que ella
Poder, sí quisiera poder, para saber, saber que puedo comer de sus dulces labios
Pero ella me teme un poco, o al menos eso me hizo saber su risa temblorosa y sus manos encogidas cuando le hablo del atardece y de lo bello de su nombre todo sin que ella se dé cuenta
Y todo, todo mientras la hija del demonio me persigue, todo mientras el recuerdo de un ninfa me ahoga, todo mientras la sirena me sigue cantando, todo mientras el sol me sigue quemando, todo mientras una niña me enamora, todo mientras un ángel me protege
Pobre, de mí, pero tienes razón príncipe obscuro no existe la autocompasión, es solo un sentimiento idiota, igual que la esperanza
Pero la quiero como sentí querer la luna, al sol, a la sirena, a la ninfa y a la niña, ¿cuál será la diferencia?
Esa diosa esta acabando con mi ser igual que antes lo hicieron las demás, ojalá y no amaras a nadie, así podría pensar que un día me amarás a mí, pero que idiota sí es cierto príncipe, eso es la esperanza, tendré que luchar por algo que no sé si alcanzaré, pero a éstas alturas ¿qué puedo perder?

No hay comentarios: