sábado, 6 de junio de 2009

Tuyo

Te amaba, como no había amado jamás, te amaba y aunque parezca una estupidez, más que a mí mismo, te amaba tanto; como no tienes idea, como ni yo mismo creía pero no sé, no sé con qué desidia pueda alcanzar uno de tus cabellos, eres tan terrenal a veces, a veces tan humana y veces eres tan lejana que no alcanzo a ver en donde empieza tu ego y donde termina, porque no alcanzo a medir tu belleza y tu encanto, y a veces solo a veces, a ratos lindos de intimidad me cuesta trabajo creer que te muestras tan dócil frente a mí, como si yo fuera supremo, cuando no es así, y sonrío a la mirada tierna que te identifica, a veces tan seria, tan tímida, Tan fría, pero tan dulce, que cualquiera, cualquiera podría rendirse ante tus pies, eres como mi afrodita, porque aunque no lo creas, tu amor es tan poderoso, me da fuerzas, y no porque me ames, porque sé que no es así, ni siquiera un barbaján esperando en la fila para ser tu pretendiente soy, no soy, porque soy sólo tu oráculo, tu pitonisa, tu vaivén, no te preocupes, que ya me acostumbre, y aun así creía, en lo más profundo de mi estúpida ingenuidad que serías mía, es curioso como uno sueña sin tener que dormir, pero ahora sé, y lo supe de una manera tan extraña, que amaba estar junto a ti, amaba que te mostraras indefensa ante mí, porque sabías, en lo más profundo de tu corazón, que jamás te haría daño, y jamás lo haré, solo por una cosa por una estúpida cosa, porque te amo, más que a los silencios preciosos que tu boca extenuaba cuando mirabas mi seriedad, mi rareza, eso que ni tu misma pudiste soportar, esa que nadie puede entender, esa que a veces odio, que odio con toda mi puta fuerza, porque por culpa de ella, el mundo me ha hecho a un lado, un día lo dije y me arrepentí de haberlo dicho pero a veces no quisiera ser yo, cuesta tanto ser auténtico, ser como nadie, como ninguno, es como ser mutante, o ser bicho raro, porque es como me miran, y todo por ser yo, por ser ten ególatra, por ser tan cambiante, tan efímero, por no esperar, por ser frío, por ser cursi, por ser ñoño, por ser, Zarety, sonrío a tu mirada bella por saber que de vez en cuando apuesto a que extrañas una sola de mis canciones, una sola de mis palabras, mi niña, mi sueño, como te anhelo, porque tu sinceridad me ha hecho creer que el amor no es solo dolor, que no solo es engaño, o idiotez o sumisión y aunque tú no seas mía, tú si puedes considerarme tuyo.