miércoles, 1 de abril de 2009

ORIGEN DEL PSICOANÁLISIS; LA HISTERIA Y LA ASOCIACIÓN



Jonathan I. García Jiménez (2009)

Para la comprensión de uno de los elementos más complejos que ha intentado explicar la mente humana (el inconsciente), hemos de tomar en cuenta muchos componentes, comenzaremos por conocer un poco del susodicho padre del psicoanálisis; En primera instancia quiero mencionar algo sobre Sigmund Freud. De origen austro-judío Sigismund Shlomo Freud nace en Freiberg, Moravia en el año de 1856, médico y neurólogo por vocación comienza su carrera interesado por la hipnosis, su familia era de un status quo austero, así que hicieron un gran esfuerzo para que éste ingresara la Universidad de Viena a la edad de 17 años, en el año de 1877 abrevia su nombre a Sigmund Freud.
En un principio Freud daba tratamiento a sus pacientes a razón del padecimiento conocido como neurosis, esto dio pie a que tuviera contacto con muy distintas personas y con ayuda de colaboradores cercanos tratando otro padecimiento conocido como histeria, logró descubrimientos importantes, por ejemplo; Que la histeria no era algo que solo lo padecían las mujeres como se suponía, sino que los hombres también podían llegar a desarrollarla, ahora bien otro elemento que descubrió Freud fue que la histeria tendría un origen sexual.
Para poder desarrollar con mayores fundamentos lo que les afirmo necesito primero definirles que es la histeria, bueno pues es un padecimiento que tiene como característica principal la falta de saciedad, la histeria se desarrolla en todas las mujeres y en algunos hombres, se despliega mas en unos que en otros, la histeria tiene como síntomas como ya lo mencionamos la falta de saciedad, es decir que en la histeria el paciente es un total inconforme, lo quiere todo y a la vez nada, no tiene un objeto de deseo tal cual, eso es lo que le hace falta, la histérica podríamos decir es la indecisión andante, a esto se le suma el que la histérica siempre busque ser observada, necesita la atención de los demás para sentirse bien, y su objeto de deseo es el mismo deseo, ¿A qué me refiero con esto?, Bueno aquí lo importante es destacar que la histeria provoca una falta, cuando se tiene lo que se “desea”, se deshecha porque ya se tiene e inmediatamente se evoca a otro objeto del deseo, además de esto se tienen distintos actos fallidos, éste término lo explicaremos más adelante, por ahora hay que mencionar otros síntomas como; Las manifestaciones psicosomáticas, es decir: lo que afecta a la mente (“y al corazón”), afecta al cuerpo, por ello la histérica recurrentemente se enferma, se desmaya, tiene convulsiones, salpullidos, gastritis, dolores de cabeza, nauseas y demás síntomas al recibir emociones fuertes.
Creo que la razón que ha hecho de la histeria un dispositivo enigmático y sobresaliente en el psicoanálisis es de mucho interés, pues la histeria fue la que le dio origen al psicoanálisis, tal padecimiento se origina en el Edipo femenino y es causado por el complejo de castración, también son conceptos que desarrollaremos a detalle durante todo el texto. Con base a los casos que Freud retomaba alcanzaba a distinguir los distintos síntomas, pero... ¿Cómo hizo Freud para lograr esto?, Hubo una vez una paciente llamada Bertha Pappenheim, a la cual se le adjudico el nombre de Anna O., quien fuera tratada con la hipnosis, poco después ella aseguró que se sentía mucho mejor frente al psicólogo cuando podía platicarle libremente de sus problemas, así nació el llamado Talking cure, y la asociación libre, de ahí que el psicoanálisis tenga sus bases en éste método, Freud recostaba a sus pacientes y se colocaba atrás o a lado de ellos, solo hacía que asociaran libremente y se dedicaba a detectar síntomas, y actos fallidos, por medio de chistes y preguntas, además haciendo énfasis en las palabras que pudieran ser relevantes en el discurso del paciente, el análisis debe hacerse con cuidado y sin aconsejar, no se puede caer en el deseo del paciente y debe evitarse el contacto visual, el analista nunca debe hacer juicios además tiene que ser lo más objetivo posible.
Es importante mencionar que la histeria resultó para Freud uno de los elementos más cargados en cuanto a trabajo e investigación, pues la histérica siempre busca a un amo, el amo debe ser alguien que admira, alguien con quien se identifica, alguien con quien fantasea, por ello la histérica en algunos casos se enamora del analista, pues le adjudica al mismo un saber y por lo tanto se convierte en su amo, Freud se topó algunas veces con tal situación, las personas con histeria además resultan ser complejas y sus síntomas psicosomáticos son sorprendentes, bajo los relatos de los psicoanalistas he de mencionar que una histérica puede a llegar a la parálisis de alguna parte de su cuerpo, entonces, ¿por qué sucede esto?, pues en realidad es algo sencillo de relatar y a la vez no tanto, cuando hay un síntoma de tal índole se puede concluir que, se dice con el cuerpo lo que no se dice con palabras, pretendo vislumbrar esto expresando que el inconsciente habla, si determinada persona no logra expresar su sentir con palabras, su cuerpo lo puede metaforizar con una situación visible, puede ser que alguien sienta el dolor que le provoca su gastritis porque ARDE del coraje, o que alguien se desmaye porque sin su pareja, EL MUNDO SE LE VINO ABAJO, claro esto puede o no ser así, en realidad en el psicoanálisis no hay recetas de cocina, así que cada caso es distinto de otro y se desarrolla un síntoma por muchísimos orígenes diversos.

No hay comentarios: