martes, 28 de abril de 2009

Del pensamiento humano y su ontología



Jonathan Ismael García Jiménez
2009



Hay algunos que dicen que todos los caminos conducen a Roma... así comienza una canción del cantautor español Luis Eduardo Aute, a mi parecer una frase bien compleja y por demás atrevida, escuché alguna vez decir a un amigo que hoy en día es difícil ser un pensador, o filósofo, o como quiera que les digan pues ya todo esta dicho, pero no, sinceramente no lo creo, es verdad que hay situaciones ya vislumbradas y por demás mencionadas, sin embargo, debemos detenernos para mirar a nuestro alrededor, inclinar un poco la cabeza para mirar al suelo y ver el caminar delas hormigas o el saltar de los grillos, el veneno de las arañas, es sorprendente de veras imaginar todo lo que hay detrás, hay por ejemplo quienes afirman haber visto marcianos o quienes insisten en que hay estigmas religiosos en ellos, hay quines ven a Dios o a sus parientes muertos frente a ellos, podríamos decir de a cuerdo al psicoanálisis freudiano que son síntomas psicóticos o neuróticos, podríamos decir de acuerdo a los marxistas que son solo cortinas de humo que nos hacen cambiar de paradigma para no observar más allá de nuestras narices o podríamos decir de a cuerdo a al cultura popular que son puras estupideces, y sí puede ser pero puede ser que no, puede ser que aquí esté el sentido de la vida, puede que no, hay tendencias ilógicas en el cosmos, a veces quisiéramos tener recetas de cocina para saber como funciona el mundo, esto tiene una explicación, buscamos respuestas de manera exagerada, nos intriga lo desconocido, lo inimaginable, nos da miedo, nos provoca tensión, es por ello que el psicoanálisis es temido, nos hace enfrentarnos a nosotros mismos, tal y como somos, a estas altura no sé que pensar, ¿Cuál es el ontos verdadero del ser humano?, ¿Cuál es su etología?, otra situación de inmenso temor, pues a simple vista me atrevo a decir que el humano es su propio depredador, si bien estamos orgullosos de nuestros logros, de nuestra inteligencia, de que somos aparentemente el único ser con capacidad de abstracción y por lo tanto de lenguaje, me parece que somos el ser más perverso y repugnante que existe, la moral es solo una cartea absurda par no sé que diablos, producto de la sociedad y de la armonía entre nosotros podría replicarme Rosseau, producto del miedo a que nos vean mal los demás y por lo tanto a la falta de aceptación y a la amenazan de pérdida de amor me diría Freud, ese que es un arte dice Fromm. Muchas veces creemos que somos portadores de la pulcritud que hay personas tan bondadosas que deberían ser santos o algo así, pero no, no es así, en todas las personas hay sentimientos de todo tipo, también quiero mencionar una situación más, si bien hay sentimientos “malos”, en los humanos hay uno que es por demás poderoso y destruye todo lo demás, me refiero al amor, ahora bien; esto es lo suficientemente complicado parta adentrarse en una discusión enorme, del tipo filosófica, religiosa, psicológica, social, biológica etc. O más bien con todas las que se puede, tal ves sería un insulto al método cartesiano el intentar abordar un problema de forma total e híbrido pero no veo otra forma, no podemos dejarle el problema de lo humanos a un solo pensador o a una sola corriente, desde tiempos no muy lejanos se ha llegado a una construcción del conocimiento abismal, Einstein, por ejemplo y su teoría de la relatividad, Michel Foucault y Noam Chompsky con teorías sobre lo social, hoy en día nos hacen falta explicaciones a un nuevo mundo, y no porque “todo esté dicho”, sino porque tal vez como lo ha dicho Herbert Marcuse, somos el hombre unidimensional, aquel que asegura que la tecnología nos ha hecho inútiles, o tal vez como lo dice Jean Francois Lyotard la ciencia nos tiene tan desencantados que hemos creado un crisis, ya noy ciancia en la cual creer y menos una religión de a cuerdo a Nietzsche “Dios ha muerto”....

No hay comentarios: